El 10 de mayo de 2014 tuvo lugar el más siniestro acto de ejercicio del Poder. Ese día, en Venezuela tuvo lugar el juicio colectivo más grande de su historia, el de 243 jóvenes detenidos en campamentos de protesta. El “sistema de justicia”, como falange del Poder, del status quo, convalidó el atropello que, por extensión, sufrimos todos a quienes se niega el ejercicio de un derecho político fundamental: cuestionar al Poder. Más temprano que tarde, recuperaremos la dignidad del ejercicio de la función pública y confiaremos en las instituciones. De momento, prohibido olvidar. Audiencia Campamentos-1 Audiencia Campamentos-2 Audiencia Campamentos-3 Audiencia Campamentos-4 Audiencia Campamentos-5 Audiencia Campamentos-6 Audiencia Campamentos-7 Audiencia Campamentos-8 Audiencia Campamentos-9 Audiencia Campamentos-10 Audiencia Campamentos-11 Audiencia Campamentos-12

Anuncios

En Duermevela.

Presenciar de cerca cualquier clase de disturbio desencaja: las imágenes, aunque imprecisas en el recuerdo, quedan clavadas en mi mente, reaparecen como esténciles en mi memoria. Así las presento ahora, del mismo modo en que me asaltan en duermevela, esperando que su insistencia desaparezca pronto. Esperando que nuestra resiliencia no cruce la barda de la costumbre. Duermevela - Gabriel Mendez (1 of 16) Duermevela - Gabriel Mendez (2 of 16) Duermevela - Gabriel Mendez (3 of 16) Duermevela - Gabriel Mendez (4 of 16) Duermevela - Gabriel Mendez (5 of 16) Duermevela - Gabriel Mendez (6 of 16) Duermevela - Gabriel Mendez (7 of 16) Duermevela - Gabriel Mendez (9 of 16) Duermevela - Gabriel Mendez (10 of 16) Duermevela - Gabriel Mendez (11 of 16) Duermevela - Gabriel Mendez (12 of 16) Duermevela - Gabriel Mendez (13 of 16) Duermevela - Gabriel Mendez (14 of 16) Duermevela - Gabriel Mendez (15 of 16) Duermevela - Gabriel Mendez (16 of 16)

6 años de Guerra contra las Drogas en México.

60.000 vidas cegadas a causa de su violencia. Tantas como las imágenes que colman este espacio y que pretenden develar la complejidad de factores que han incidido en el estrepitoso fracaso de una batalla que sigue contando sus bajas en la región, sin atisbar aún una salida al conflicto.

Las herramientas informáticas, protagonistas en la percepción mediática a la que nos sometemos día a día, son puestas al servicio de una investigación visual, con el ánimo de proponer alternativas para la representación de la violencia más allá de la fotografía de guerra y su uniformada “estética”.

A través de un recorrido virtual por Ciudad Juárez haciendo uso de Google Street View, se busca trascender al paisaje como mera referencia topográfica y/o metafórica para mostrar miles y miles de imágenes (fotografías, infografías y capturas de pantalla) apropiadas de la web, buscando que el espectador se adentre en ellas para desnudar, sin empacho alguno, la vinculación entre los grupos de poder que acicatean esta crisis de violencia; sus víctimas, sus reclamos y sus esperanzas, con el fin de conducir a un diálogo que permita replantear las políticas públicas de combate al narcotráfico que han puesto en vilo la paz de América Latina.

Hay en todas las artes una parte física que no puede ser mirada como antes, ni mantenida al margen de las empresas del conocimiento modernas

– Paul Valery

Ciudad Juárez y la imagen caníbal

Por Lisa Blackmore
A partir de finales de los años 1980s, el creciente desarrollo de las tecnologías digitales inauguraron un umbral en la historia de la fotografía, sus prácticas y su papel como garante de una realidad tangible que había existido en algún momento en algún lugar. Con el advenimiento de nuevos procesos de producción no-analógica, muchos anunciaron la muerte de la fotografía, pero tal decreto fatalista no llegó a suceder sino que la transformación que sufrió el medio exigió que se acunaran nuevos términos como la “pos-fotografía” para adecuar las discusiones teóricas y críticas a las nuevas realidades y las nuevas estrategias de producción visual.

Inspirado tanto por su formación documental como su curiosidad acerca el papel fundamental de la imagen en nuestra construcción y percepción del mundo, Gabriel Méndez emplaza su serie Ciudad Juárez dentro de algunos debates que se han desarrollado en torno a la sobresaturación visual en la cual vivimos inmersos.

Al utilizar como recurso principal la apropiación de imágenes ajenas —que él mismo re-fotografía dentro de la plataforma de Google Street View o que recolecta gracias a los buscadores en Internet— Méndez demuestra una clara y concienzuda intención de cuestionar algunos estatutos esenciales de la fotografía documental y la fotografía como documento: principalmente el valor de haber sido testigo de lente, mente y cuerpo. Méndez identifica una problemática con doble complejidad visual: por un lado, la representación de Ciudad Juárez esconde su violencia tras una fachada de tranquilidad, que es característico del lente ubicuo de Google Street View, pero por otro lado, los medios impresos y digitales se usan como plataforma para escenificar la lucha entre los actores de la guerra contra las drogas. Con su búsqueda de imágenes de declaraciones, de dinero, de operaciones militares, Méndez nos demuestra que esta lucha pasa por la imagen y que su reproducción en los circuitos por donde transita la fotografía es parte integral de una pugna por dominar este escenario mediatizado. Los políticos se retratan dando su mensaje de mano dura; los narco-sicariatos son fotografiados para infundir miedo y mostrar el dominio de los carteles; mientras que los cuerpos militares responden al fotografiar sus operaciones.

Consciente de esta compleja dinámica, Ciudad Juárez renegocia los términos que demarcan el protagonismo tradicional del fotógrafo como creador de sentidos: en lugar de ser un trabajo fotógrafo-céntrico que dependería de la presencia física del fotógrafo, ésta una selección de imágenes que parten de la premeditación consciente y la reflexión conceptual. Busca encontrar un lugar intermedio entre una realidad tangible capturada —los paisajes reales de Juárez que Méndez (re)crea— y la aparente incapacidad de las imágenes para comunicar de forma satisfactoria la violencia nociva que es secuela del narcotráfico. La serie desplaza así la capacidad de representar fotográficamente una problemática actual mediante estrategias documentales, mientras también cuestiona el valor taxativo de la fotografía planteado como la evidencia de lo vivido por el fotógrafo.

Caníbales de otras imágenes existentes, los polípticos de Ciudad Juárez encarnan una  mediación del papel del fotógrafo: reciclan una realidad ya capturada para mostrar que la simple captura de esa realidad no testimonia sus pesares. Aunque Méndez  viajara físicamente al corazón de Juárez, quizás existan otras formas más elocuentes de comunicar sus dilemas que estar allí en el lugar preciso: de ahí que su práctica fotográfica —en este trabajo— pasea por vías tangentes en vez de directas. No hay recorrido y no hay viaje, porque la fotografía ya no refleja el cuerpo del fotógrafo, sino los diversos medios que multiplican su presencia en la vida pública. Como resultado, la mediación es lo que se visibiliza y Ciudad Juárez presenta una imagen como clon: imagen de la imagen ad infinitum.

Es más, para visibilizar la dura situación de Juárez, Méndez no solamente replantea el papel del fotógrafo (ahora activo remotamente, frente a la pantalla de la computadora) sino que exige otro tipo de mirada por parte de le espectador. En este trabajo la superficie aparente que se nos presenta a primera vista es un engaño: no se encontrará en la composición ni el encuadre las claves para abordar la temática subyacente de las imágenes. Así, la apariencia esconde una realidad más compleja.

Entonces, las imágenes de Ciudad Juárez —aparentemente inocuas desde lejos— son archivos pesados: imágenes digitales cargadas de resonancias y relaciones inter-fotográficas que se evidencian sólo gracias a una mirada detenida que revela que contienen y organizan una densa realidad social, política y fotográfica. De este modo, la rapidez de la producción y la acumulación de las fotografías en la red deviene aquí un proceso ralentizado donde se pregunta por posibles formas alternativas de ver nuestro mundo atiborrado de imágenes. En esta acumulación de imágenes, la posibilidad de una narrativa que se construye mediante la edición fotográfica cede frente a otras consideraciones: Ciudad Juárez no cuenta una historia lineal, ni asume una voz explicativa de su tema. En su postura conceptual y metafotográfica,Juárez nos demuestra que el medioes el mensaje, pero también resguarda la relevancia del tema como sitio tradicional de la fotografía documental. Ver estas imágenes en sala ofrece así una oportunidad para reflexionar sobre ciertas prácticas y estrategias fotográficas no-directas, donde en vez de contradecirse lo conceptual y lo documental entran en una retroalimentación productiva.

Creo necesario apuntar en esta bitácora virtual el proceso de búsqueda utilizado para captar las imágenes de archivo que subyacen como cada una de las diez mil piezas que conforman cada imagen a ser presentada en la edición final.

En un primer momento, utilicé una aplicación denominada Pandora, que trabaja valiéndose de los buscadores de imágenes de Google, con la ventaja de que permite la descarga masiva de los archivos del lugar en el que se encuentren hospedados. El problema, sin embargo, es la progresiva pérdida de relevancia de las palabras clave utilizadas a medida que las búsquedas arrojaban más resultados, de manera que se hizo necesario hacer búsquedas sucesivas relacionadas con cada tópico que me pudiera interesar. En el trabajo de Googlegramas de Fontcuberta, éste se valió precisamente de la contaminación o ruido digital que a la postre presentaban los algoritmos de Google y cuestiona el estatuto de “neutralidad” que la corporación se atribuye, destacando cómo a conveniencia de gobiernos ciertos contenidos son excluidos de sus buscadores.

En nuestro caso, la “relevancia” (pertinencia de las imágenes en torno al tema) era fundamental, por lo que no podíamos dar rienda suelta a los cálculos de Google.

A continuación, enumero las búsquedas utilizadas con el fin de obtener las imágenes:

  • Guerra contras las Drogas México / War on Drugs México: la razón fundamental de este trabajo es cuestionar la eficacia de la Guerra contra las Drogas como política de aproximación fundamentalmente militar y represiva para el tratamiento del problema.
  • Felipe Calderón: Presidente Mejicano que iniciara la Guerra contra las Drogas en 2006 y que la sostuvo hasta 2012. Veremos qué hace Peña Nieto.
  • Masacres en México / Violencia en México: son tantas y recurrentes las ejecuciones masivas que hay un importante banco de datos de estas. Son comunes las decapitaciones y ahorcamientos en los puentes de Ciudades como Juárez y Nuevo Laredo.
  • Guerra de Carteles México / Drug Cartels War México: De forma paralela a la militarización de un territorio, los grupos irregulares que participan del negocio aumentan proporcionalmente su poder de fuego y las cotas de violencia por el dominio regional del mercado. Los enfrentamientos entre carteles han aterrorizado a la población civil.
  • Carteles de la Droga en México / Drug Cartels Mexico (sucesivas búsquedas (Cartel de Juárez, Sinaloa, Los Zetas, etc.) Capos de la Droga en México / Drug Kingpins México (Sucesivas búsquedas: Chapo Guzmán, Los Zetas, etc)
  • Masacre de Tamaulipas: El mayor atentado a la población civil por parte del narcotráfico, 72 inmigrantes centroamericanos ejecutados por los Zetas.
  • Pandillas Mexicanas / Mexico’s Gangs: las pandillas son subcontratadas por los capos de la droga como brazos ejecutores de asesinatos y venganzas y, a su vez, blanco de las masacres perpetradas por rivales. Se añadió la Mara Salvatrucha (MS-13) que, a pesar de tener su origen en Salvador, opera ampliamente en toda Centroamérica y EEUU y está asociada al mas violento Cartel de Mexico: los Zetas. Sus dimensiones y poder de maniobra criminal la ubican no como una mera pandilla, sino como una organización criminal de envergadura.
  • Prisiones en México / Prisioneros Mejicanos / Mexican inmates: la mayoría de prisioneros en México y EEUU está asociada a cargos criminales por delitos relativos a las drogas. El enfoque represivo de la guerra ha provocado un aumento exponencial en la población reclusa en ambos países y la crisis absoluta del sistema penitenciario en México (tipo Rodeo 2).
  • Museo del Narco: Instituto oficial mejicano que colecta ostentosos objetos personales decomisados a los narcos.
  • Protestas contra la violencia en México.
  • Campos de droga en México / Campos de Marihuana en México.
  • Dollars: El gran combustible de ambos bandos en pugna (cómplices?). El estado, mediante asignación presupuestaria militar y los narcos, hacedores de ganancias.
  • Virgen de Guadalupe: la fé en esta advocación de la Virgen está presente desde los tatuajes de MS-13 hasta los actos oficiales celebrados por Felipe Calderón, en las plegarias efectuadas por las víctimas de la violencia y en las protestas masivas en su contra, hasta las fastuosas casas y sepulcros de los capos. Como símbolo religioso es un elemento unificador. Quise incluir estas imágenes por respeto a la fe del pueblo mejicano y, por extensión, al latinoamericano, que suele acudir a ella para embalsamar sus desgracias.
  • Droga Decomisada
  • Migrantes Mejicanos: unas de las víctimas mas visibles pero olvidadas del conflicto. Son, ademas, estigmatizados en EEUU y junto a la minoría negra, forman parte del 80% de la población encarcelada en ese país por delitos asociados a las drogas.
  • Global Comission on Drug Policy: la más importante organización internacional que aboga por el fin de la Guerra contra las Drogas*

* Integrada por: Aleksander Kwasniewski Former President of Poland; Asma Jahangir Human rights activist, former UN Special Rapporteur on Arbitrary, Extrajudicial and Summary Executions, Pakistan; Carlos Fuentes Writer and public intellectual, Mexico – in memoriam; César Gaviria Former President of Colômbia, Ernesto Zedillo Former President of Mexico, Fernando Henrique Cardoso Former President of Brazil (chair), George Papandreou Former Prime Minister of Greece; George Shultz Former Secretary of State, United States (honorary chair); Javier Solana Former European Union High Representative for the Common Foreign and Security Policy, Spain; John Whitehead Banker and civil servant, chair of the World Trade Center Memorial, United States; Jorge Sampaio Former President of Portugal; Louise Arbour Former UN High Commissioner for Human Rights, president of the International Crisis Group, Canada; Maria Cattaui Former Secretary-General of the International Chamber of Commerce, Switzerland; Marion Caspers-Merk Former State Secretary at the German Federal Ministry of Health, Germany; Mario Vargas Llosa Writer and public intellectual, Peru; Michel Kazatchkine Professor of medicine, former Executive director of the Global Fund to fight AIDS, tuberculosis and malaria; Paul Volcker Former Chairman of the US Federal Reserve and of the Economic Recovery Board, US; Pavel Bém Former Mayor of Prague, member of the Parliament, Czech Republic; Ricardo Lagos Former president of Chile Richard Branson Entrepreneur, advocate for social causes, founder of the Virgin Group, cofounder of The Elders, United Kingdom; Ruth Dreifuss Former President of Switzerland and Minister of Home Affairs; Thorvald Stoltenberg Former Minister of Foreign Affairs and UN High Commissioner for Refugees, Norway)

Una vez efectuadas las búsquedas bajo los parámetros anotados, creé un banco inicial de casi 7000 imágenes que, luego de su revisión, reduje a tan solo 4500 luego de celebrado el último retiro. A ellas sumé unas 300 capturas de pantalla que realicé a decenas de videos de diversas fuentes (noticias, blogs especializados) narrando los acontecimientos de la guerra contra las drogas, para un total de casi 4700 fotografías.

Quise trabajar con un compuesto uniforme para cada una de las seis fotos que conforman la muestra, pues ese banco de archivos (mayormente relacionado con el actual enfoque a la Guerra) ha sido recurrente en los últimos 6 años y estimo necesaria, entonces, su reiteración: en todos esos paisajes subyacen las mismas circunstancias.

Image

6 años de Guerra contra las Drogas en Mexico. 60.000 muertes en su trecho.

6 imágenes, compuestas cada una de 10.000 más, soterradas en el paisaje, develando la madeja de factores, circunstancias e intereses que han producido ese fúnebre resultado.

Aquí, casi de forma aleatoria, los detalles que componen esas 6 fotografías (que parten de las tomas con película efectuadas en Ciudad Juárez a través de GSV). Forman parte de un banco de casi 6.500 imágenes obtenidas de internet (incluyendo ilustraciones e infografías), así como capturas de pantalla en videos relativos a la guerra librada contra las drogas y los recorridos por GSV.

Luego de 50 años de “Guerra contra el Narcotráfico”, en el marco jurídico internacional de la Convención de Naciones Unidas acerca de las Drogas y Narcóticos que cimentó las políticas públicas prohibicionistas que han sido aplicadas desde entonces por sus estados parte, la Oficina de Naciones Unidas para las Drogas y el Crimen [Informe 2008] reconoció que el tratamiento actual dado a la problemática del tráfico de estupefacientes genera graves consecuencias, entre las cuales menciona: la creación de un gigantesco mercado criminal, el desplazamiento de la producción y tránsito de sustancias prohibidas hacia nuevos territorios (“Balloon Effect”), el desvío de recursos que pudiesen ser asignados a programas sanitarios hacia el gasto de asistencia (fundamentalmente militar), así como el uso de nuevas especies de drogas y la estigmatización y consecuente marginalización social de los consumidores.

A pesar de tal reconocimiento, ningún organismo internacional público ha contabilizado el costo de tan graves daños colaterales de manera que puedan ser sopesados con los supuestos triunfos de la Guerra Antinarcóticos a nivel global. No debe ser coincidencia que, precisamente, la carga pesada de esos daños sea soportada por los países productores, con un escaso margen de influencia internacional (vgr. Latinoamérica) en comparación con la que poseen los países consumidores. Tómese como referencia el caso de la nación más poderosa y principal gendarme de la política prohibicionista: sólo al mercado de EEUU se destina el 60% de la producción global de drogas, mientras que su población sólo representa el 4,5% del total en el mundo.

Sin embargo, los niveles de violencia atroz a causa de las bandas criminales que trafican con las drogas, han puesto en vilo la seguridad de la región y la estabilidad de muchos de sus gobiernos a los largo de los últimos 20 años. Lejos de controlarse con el gigantesco aumento de la “seguridad militar”, el caso mejicano ilustra siniestramente un aumento exponencial de las muertes relacionadas con el tráfico de drogas. Hasta el momento, desde que iniciara a manos del Presidente Felipe Calderón la actual batalla contra el narcotráfico en 2006, más de 60.000 personas han fallecido a manos de los cárteles de la droga y las fuerzas armadas, en un panorama que mina seriamente los derechos fundamentales a la vida, a la seguridad y a la paz de sus ciudadanos y que, sin duda alguna, amenaza el desarrollo económico de la región en estado de guerra. Mientras tanto, a pesar de una presión militar en aumento, el consumo y producción a nivel mundial no se detienen y, si acaso mermara en una región, sólo lo hace para incrementarse en otra. Como un cuero seco.

Urge entonces un llamado de atención que permita rediseñar de manera responsable, sobre una base científica y libre de tabúes las políticas antidrogas a nivel global, de cara a evitar las nefastas implicaciones que el esquema actual de políticas públicas en este sentido ha generado. Creo que este trabajo apunta a sensibilizar acerca del costo humano que ha supuesto una cuestionable batalla antidrogas que ha rendido poco o ningún fruto. Me sumo al llamado que ha efectuado en este sentido la Comisión Global para Políticas de Drogas, entre cuyos miembros destacan Carlos Fuentes, Ernesto Zedillo, César Gaviria Fernando Henrique Cardoso, Ricardo Lagos y Javier Solana.

PS.            Para la obtención de estas imágenes, capturé videos de youtube relacionados con la violencia en México: utilicé una lista de los crímenes más graves, obteniendo el footage de diversos noticieros y personas que recogieron los hechos. Antes que pensar que la diversidad de fuentes cuestionaría la “objetividad” de la investigación, pienso que la fortalece, entendiendo por “objetividad” la verosimilitud de los hechos: mientras más actores sean capaces de dar fe de los hechos, mejor. Quisiera destacar que no es mi interés realizar una investigación fotoperiodística regida bajo  cánones de supuesta objetividad. Creo firmemente que la fotografía es una construcción del autor (en mi caso, recopilador?) de cara a sus propias convicciones, de manera que de antemano me libro de la camisa de fuerza que suponen los códigos del periodismo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En esta nueva fase de la investigación, decidimos explorar otro recurso web. Nuestra discusión en el pasado retiro mostró que este no pretende ser un proyecto sobre la base de una herramienta como GSV. Acá queremos mostrar una problemática haciendo uso de todos los mecanismos posibles, siempre y cuando sean herramientas cibernéticas disponibles de forma masiva.
Luego de explorar diversos ensayos, noticias que se generan en la actualidad, quise explorar Youtube para la búsqueda de las imágenes que ilustraran la violencia inmanente al problema del narcotráfico en México (como espejo de la realidad latinoamericana).
La dinámica fotográfica fue notablemente distinta. Ya no guardaba relación alguna con el recorrido pausado por las calles de Juárez. Al contrario: las tomas se fueron realizando a medida que transcurría el video, buscando captar la acción que mostraban, como si de un ensayo fotoperiodístico se tratase. La experiencia, por virtual, no dejó de ser dura. Confieso haber llegado a niveles de perturbación que me causaron pesadillas, no obstante que la mayoría de vídeos explorados parten de noticieros a los que está expuesto cualquier mortal. Operativos de policía, allanamientos, CCTV’s, testimonios de las víctimas, atentados en las calles; éstas fueron las fuentes de estas imágenes.
Pienso ahora en los mas de 16 periodistas desaparecidos en el conflicto por cubrir estos hechos y lo que habrán experimentado en carne propia, en los ciudadanos víctimas de esa violencia que la evidencia histórica pareciera señalar que no va a tener freno, sino nuevo domicilio.
Entiendo en esta fase dos momentos en mi proyecto. Aquella desolación, abandono y pérdida que resaltó como factor común en mi primera entrega (a color, en cuadrado) viene a ser consecuencia de la violencia y angustia que quiero mostrar con esta que someto a su consideración (B/N, 35 mm).
El uso de formatos múltiples se asomó como una posibilidad cuando en la sesión pasada cuando discutíamos el trabajo de Claudia y Silvia y consideré que esa exploración me resultaría útil.
Espero sus comentarios.